Ejercicios, Emociones

RADIOGRAFÍA SEMANAL DE TUS EMOCIONES (II)

¿Has estado haciéndote Radiografías Emocionales desde que te lo propuse hace un mes? ¿Cómo te ha ido?

Si no lo recuerdas o no sabes de qué hablo, te refresco muy rápidamente la memoria más abajo. Así podrás seguir leyendo la propuesta de hoy, y luego ya si te interesa, profundizas en el artículo completo que compartí el pasado Febrero.

CONTENIDO

RÁPIDO REPASO DEL CONCEPTO “RADIOGRAFÍA SEMANAL DE TUS EMOCIONES”

Hace algo más de 1 mes, inspirándome en la App Mood Meter, la cuál está basada en el programa RULER de la Universidad de Yale, acrónimo de las siglas en inglés de Reconocer, Entender, Etiquetar, Expresar y Regular las Emociones, te proponía hacer algo similar, pero de andar por casa, y con menos potencia. La App es muy completa y te permite mucho más. Pero para comenzar a experimentar, esta propuesta también es válida.

Ejemplo de Radiografía Semanal de tus Emociones, sencillo gráfico que te ayuda a identificar tus Emociones para mejorar su Gestión

La idea es hacer un cuadrante como este y etiquetar en 5 momentos del día, los 7 días de la semana, en qué Emoción te encuentras. Para ello se hacen 2 subgrupos, que dan lugar a 4 posibles situaciones:

  • Emociones de Alta Energía y Desagradables (rojo), como  el Miedo, la Ansiedad o el Enfado
  • Emociones de Baja Energía y Desagradables (azul), como Tristeza, Desesperanza, Vergüenza o Frustración
  • Emoicones de Alta Energía y Agradables (amarillo), como la Curiosidad o la Alegría
  • Emociones de Baja Energía y Agradables (verde), como la Calma, la Esperanza o la Seguridad

Puedes encontrar más Emociones y las instrucciones completas para hacer la «Radiografía Semanal de tus Emociones» aquí. 

MEJORA DE LA RADIOGRAFÍA SEMANAL DE TUS EMOCIONES

Estuve haciendo el ejercicio durante 10 días y comprobé que es interesante, pero que haciendo un pequeño ajuste se podría mejorar bastante su alcance.

Se trata de hacer lo siguiente: además de rellenar de color el cuadrante, debajo, en una lista, ve apuntando el nombre de la Emoción que aparezca, así como el momento en que apareza. Así podrás comenzar a encontrar patrones (esto con la App se hará automáticamente, y cuesta tan sólo 1 euro… así que tú mism@…).

La codificación que te sugiero es esta:

  • Día: codificarlo como L / M / X / J / V / S / D
  • Momento: codificarlo como 1 / 2 / 3 / 4 / 5 (se corresponde con los 5 momentos en que suena la alarma y te haces la Radiografía Emocional)

De manera que si por ejemplo una de las Emociones queda así…

  • Rabia: L3 / L4 / M4 / X3 / X4 / J1 / J4 / V3 / V4

… se podría deducir que entre semana, cuando suena la alarma 3-4 estás en algún tipo de situación que te hace aflorar la Rabia. Así que es un excelente momento para trabajarla.

Vale, ¿Y ahora qué?

ESCUCHAR LAS EMOCIONES

¿Qué son las Emociones? Mensajeras. Simples Mensajeras. No tienen culpa de nada. Nos traen información para que la escuchemos. A veces nos gusta y otras no. Pero no dejan de ser Simples Mensajeras. No son ni Positivas ni Negativas.

El otro día escuché esta metáfora y me encantó; si tienes 50 naranjas y las tienes que guardar en una caja, no coges las 3 o 4 que están más tocadas y las pones al fondo y pones las más brillantes encima. Sabes que la caja lucirá bonita por unos días, pero que en breve se estropearán todas.

Seguramente llenarás la caja con las que están buenas y las que están un poco tocadas las dejarás aparte para tomarlas cuanto antes y aprovechar lo que se pueda de ellas.

Pues con las Emociones ocurre lo mismo; si tapas las desagradables con otras más Agradables, al final el polvorín estallará en mil pedazos… Lo suyo es coger las Desagradables, traerlas a un aparte, escucharlas, integrarlas y luego seguir disfrutando las demás.

Me repito más que el ajo, pero me enamora esta frase de Eric Rolf, quien en su libro La Medicina del Alma lo expresaba así de bien e inteligiblemente:

“La vida nos habla en susurros, si no podemos escuchar nos habla más alto. Si aún no

podemos o sabemos entender o no queremos escuchar, nos sigue hablando más y más

alto hasta que nos da un grito. Ese grito es el dolor, la enfermedad o el accidente.” 

Hay muchas maneras de escuchar las Emociones. Sin embargo, casi todos somos expertos en taparlas, porque así lo aprendimos (llorar es de cobardes, no tengas miedo, etc). Y hoy en día con tanto “ruido” (la tele, WhatsApp, Facebook, Instagram, etc) es más fácil que nunca. Bueno, de hecho, lo complejo es pararnos a escucharnos, porque ya sabrás que las Redes Sociales precisamente están programadas para crear adicción / alienación.

Pronto te contaré más sobre esto de escuchar las Emociones. Pero hoy te contaré lo que ya te habrán contado mil veces… ¿y qué te has parado a hacer de todo eso que te han contado?. 

Para escucharlas hay que pararse, dedicarle tiempo. Se puede hacer de muchas maneras; con visualizaciones, paseando, hablando con tu mente parlanchina, con escritura automática, realizando respiración consciente, mindfulness, etc…

Y si ninguna de estas opciones es para ti, porque no tienes tiempo (o eso te dices…), te falta compromiso, te da Miedo escucharte, no eres capaz de hacerlo tú sol@, estoy aquí para ayudarte a través del Masaje de Polaridad y la Integración Somato-Energética, a través de tu Movimiento Consciente.

TIPS PARA LA RABIA / IRA / ENFADO

Hoy en día la Tristeza, Desesperanza, Miedo, Frustración y asimilados son las Emociones más en boga, fruto de la situación actual y sus largos tentáculos… Frente a esto, desde el otro lado del teclado tan sólo puedo decirte que te escuches mucho como te proponía más arriba y/o que contactes con un profesional si consideras que necesitas ayuda para superarlo.

Sin embargo, para Emociones como la Rabia / Ira / Enfado, además de escucharlas, puedes entrenarte en contenerlas con estos trucos:

  • Revisa los 3 consejos que ofrecí en el artículo “3 Estrategias para Evitar Enfadarse”
  • Usa “El Reto 21 días de la Pulsera”: necesitarás una pulsera de silicona (o cualquier otra fácil de cambiar de mano): te ayudará a identificar cuándo te enfadas. Cada vez que lo hagas, “pierdes” y te la tienes que cambiar de mano. Y como tendrás el reto de no cambiarla de mano, y tú lo que quieres es llegar a 21 días, trabajarás en el hábito del siguiente tip…
  • Respira profundo. Parafraseando a Russel Crowe en Gladiator, en las escenas iniciales, cuando su ejército iba a ser embestido por el enemigo, te digo “Respira, respira, respira”. 2 no se enfadan si uno no quiere. Y ahora es cuando mágicamente puedes volver a revisar ell punto 1 de esta serie de Tips. Luego pasarás al 2 y al pasar al 3, volverás al 1. Y así irás entrenándote en el complejo arte de no crisparte a la mínima

* TIP ADICIONAL: si lo de no enfadarte es un verdadero objetivo para ti, te resultará menos complejo y más atractivo. Para mí es un objetivo prioritario con mi hija. Muchas veces me desbordo. Pero cuando consigo contenerme, gestionar la situación con tranquilidad, me siento muy recompensado y lo disfruto un montón.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.